Según cifras recogidas por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), el 71% de los niños chilenos ha sufrido alguna vez violencia física o psicológica directamente de parte de sus padres o algún adulto.