El fotógrafo y biólogo Paul Nicklen lleva años documentando la vida de los osos polares en el Ártico, por lo que cuando a inicios de este mes estaba en la Isla de Baffin, en el Ártico canadiense, se suponía que era una expedición más.