La creación del área marina protegida más grande del mundo, un santuario oceánico de 1,8 millones de kilómetros cuadrados en la Antártica (equivalente a dos veces el tamaño de Chile) es el objetivo de la nueva campaña mundial de Greenpeace y que ha sorprendido con la aparición de una “marcha de pingüinos” en algunas de las principales ciudades del mundo,como Barcelona, Berlín, Buenos Aires, Hamburgo, Johannesburgo, Londres, Nueva Delhi, Sídney, Estocolmo y Washington.